Luego de una ardua temporada, la cual coronó quitándose una espina que tenía clavada al ganar su primer título con la Selección Mayor de Argentina, Lionel Messi optó por tomarse unas merecidas vacaciones. Tras estar encerrado durante 45 días en la estricta burbuja que montó la Albiceleste durante la Copa América, y a la espera que se defina su futuro, la Pulga eligió como destino las playas de Miami.



Aunque las primeras horas del deportista de 34 años en territorio norteamericano fueron algo alborotadas y agitadas luego de una salida nocturna en la que él y sus familiares fueron abordados por un gran número de fanáticos a la salida de un restaurante, Antonela Roccuzzo luego subió algunas imágenes en las que el 10 se dio el gusto de relajarse por completo y abstraerse de toda cuestión profesional.