La República Dominicana advirtió en Naciones Unidas que serían los más afectados en caso de producirse un desborde más allá de las fronteras haitianas, en caso de que la crisis de su vecino continúe agravándose.

En el actual contexto que vive Haití se vería directamente amenazada su seguridad nacional, por lo que instó a la comunidad internacional a jugar un rol más activo en colaborar con el desarrollo de sus vecinos. 

El gobierno dominicano fijo posición desde Naciones Unidas sobre la crisis haitiana, agravada con el magnicidio de Jovenel Moise, que cayó a tiros en su residencia la madrugada del miércoles a manos de un comando armado.