El pasado domingo 23 de mayo trascendió la información de fallos en el servicio de luces de la pista de aterrizaje del Aeropuerto Internacional de las Américas José Francisco Peña Gómez (AILA), evento que comprometió el aterrizaje de decenas de vuelos y causó pérdidas estimadas de 30 millones de pesos.

Términos como “un incendio”, “sabotaje”, “acto vandálico” y “robo” surgieron tras las versiones difundidas sobre el incidente por organismos de seguridad, de aviación y la vicepresidenta de la República, Raquel Peña.