Mientras la espiral de aumentos de los productos de primera necesidad sigue creciendo, pequeños comerciantes se valen de la creatividad para incrementar ganancias y abastecer sus clientes.

La crisis por el descontrol de los precios de los alimentos están llegando a un punto critico, la rifa de alimentos crudos se populariza en barrios de la capital ante la pena que dicen sentir los comerciantes por ver a sus vecinos con hambre.