Un médico palestino salvó ‘in extremis’ a una niña de un año y cuatro meses de morir asfixiada por obstrucción de las vías respiratorias. Los padres desesperados llevaron a su hija inconsciente en medio de la noche a una clínica en la localidad de Qabatiya.

El médico, Mujahed Nazzal, logró salvar la vida de la niña colocándola boca abajo y dándole un golpe en la mitad de la espalda.

El momento fue captado por las cámaras de seguridad de la clínica. El padre quedó tan emocionado con el salvamento de su hija que empezó a abrazar al doctor.