El perro se acercó a la periodista, le arrebató el micrófono de un salto y huyó de la escena con el botín entre sus colmillos. “¡Quieto! ¡Ven aquí! ¡Oye, para, para! ¡Quieto!”, grita la corresponsal poco antes de que la emisión vuelve al estudio.

“Parece que nuestra corresponsal ha sido desconectada. Ahora, intentaremos contactar con ella de nuevo”, resume seriamente la presentadora.

Finalmente, la reportera vuelve al aire, pero esta vez acompañada por el ‘ladrón’. “Como he dicho, el tiempo es realmente estupendo, adecuado para los paseos con los perros”, señala la joven mientras acaricia a Martin.