El ministro de Interior y Policía, Jesús Vásquez Martínez, en sus funciones también de presidente del Consejo Superior Policial, dispuso la cancelación de los seis agentes que participaron en la muerte de los esposos evangélicos en Villa Altagracia y que sean sometidos a la acción de la justicia a través del Ministerio Público, cumpliendo con el debido proceso de Ley.

La tragedia golpea más fuerte los sentimientos de la sociedad al tratarse de dos jóvenes que fueron modelos por su ejemplo de vida organizada y dedicada a principios y valores de bien para la comunidad donde desarrollaban sus actividades.