En las últimas horas ha sido noticia Tomás Blanch, un niño chileno que aparentemente sufre una enfermedad degenerativa y sueña con ser un famoso “youtuber”. Y es que su historia ha conmovido a las redes sociales y despertado la solidaridad de miles de usuarios a tal punto que en cuestión de horas su canal acumuló cientos de miles de suscriptores y ya sobrepasa los tres millones, aseguran medios locales.

Blanch, de 11 años, inició su canal de YouTube el pasado 19 de marzo y desde entonces ha compartido una veintena de grabaciones cortas, en las que habla de su vida y sus aficiones con sencillez y un particular sentido del humor.