El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, dijo que está dispuesto a enviar barcos militares para “reclamar” recursos petroleros y minerales en el Mar de China Meridional, al tiempo que señaló que desafiar a Beijing en las aguas en disputa solo conducirá a la violencia.

“Si vamos allí a hacer valer nuestra jurisdicción, será sangriento”, aseguró Duterte en una sesión informativa el lunes, según South China Morning Post, en lo que fueron sus primeras declaraciones después de que cientos de buques chinos fueran vistos en un arrecife en disputa en marzo.

“Ahora no me interesa tanto la pesca. No creo que haya suficiente pescado para discutir”, dijo. Añadió que en futuras disputas sobre recursos marinos enviaría “cinco barcos guardacostas” que “pueden perseguir” y “jugar entre ellos a ver quién es más rápido”, de acuerdo a South China Morning Post.