La Embajadora domini­cana en Estados Unidos, Sonia Guzmán Klang, re­veló que su padre, el en­tonces presidente de Don Antonio Guzmán Fernán­dez, se suicidó el 4 de julio de 1982 (faltando 43 días para concluir el periodo constitucional), por una de­presión profunda que nun­ca fue tratada y no porque ella y su esposo, José María Hernández Espaillat, estu­vieran involucrados en ac­tos de corrupción, siendo ambos altos funcionarios del Gobierno de su papá )1978-1986), como se ha venido especulando desde entonces.

La diplomática, cuyo es­poso fue Secretario Admi­nistrativo de la Presidencia y ella subsecretaria, duran­te ese período, entrevistada este lunes en el programa “Entre Líderes”, por los pe­riodistas José Alduey Sierra y Manuel Ruíz y el comen­tarista Jorge Solano, sostu­vo que en esa época el tema de la depresión en Repúbli­ca Dominicana era un tabú, y tratándose especialmen­te de un presidente, nadie, incluyendo los médicos, se atrevía a hablar de ello.