No existe una definición cerrada de lo que supone ser un superhéroe. Pero hay un acuerdo general en aplicar el término a personajes con poderes o habilidades sobrehumanas o tecnológicas que dedican sus esfuerzos a combatir el mal y proteger a los inocentes.

Personajes de ficción cuyas características superan las del héroe clásico, generalmente con poderes sobrehumanos, y entroncado con la ciencia ficción. Generados a finales de los años 30 del siglo XX en la industria del comic book estadounidense, han gozado de multitud de adaptaciones a otros medios, especialmente el cine.