Familiares de una niña de 12 años que esta desaparecida desde el pasado miércoles se quejan por la indiferencia de las autoridades para ayudar a encontrarla mientras que la impotencia y la incertidumbre se apodera de ellos.

El miércoles 10 de este mes parecía un día normal para la familia Calderón, como de rutina en la tarde de ese mismo día la señora Úrsula envió a su nieta de 12 años a una esquina de la casa a botar la basura, pero nunca regresó, desde entonces la angustia y el temor de no volverla a ver es el denominador común entre los familiares de la pequeña.