El primer robot cuadrúpedo capaz de adaptar automáticamente su morfología a diferentes entornos ha sido desarrollado por ingenieros del departamento de informática de la Universidad de Oslo (UiO). DyRET puede ajustar la longitud de sus patas para acomodar su cuerpo a la superficie por la que se desplaza y tiene capacidad de ‘autoaprendizaje’, por lo que cada vez camina mejor, detalla un comunicado de la UiO.

“Hemos demostrado los beneficios de que un robot adapte continuamente la forma de su cuerpo. Nuestro robot físico también demuestra que esto se puede lograr fácilmente con la tecnología actual”, señaló el ‘padre’ del robot, el profesor Tonnes Nygaard.