El gobernador de Florida, Ron DeSantis, y autoridades de salud estatales están en el caldero después de que se dio a conocer que personas mayores en un enclave adinerado en Key Largo recibieron cientos de vacunas contra el coronavirus a mediados de enero.

Esto está dando munición a los críticos que dicen que el gobernador republicano favorece a los ricos del estado AP Miami, EE. UU. sobre los habitantes ordinarios.