Un oficial de la marina italiana fue detenido en flagrante delito de espionaje a favor de Rusia, cuando entregaba documentos confidenciales a un militar ruso, hecho que motivó que el embajador ruso en Roma fuera convocado, informaron este miércoles la policía y el gobierno italianos.

El oficial italiano, un capitán de fragata, fue sorprendido en medio de una “reunión clandestina” con un ciudadano ruso el martes por la noche en Roma, según un comunicado de la policía. “La intervención se produjo durante esta reunión clandestina entre los dos hombres, que fueron sorprendidos en el intercambio de documentos confidenciales a cambio de una cantidad de dinero”, explica el comunicado.