Era una entrevista muy esperada y acabó siendo, en palabras del corresponsal de la Casa Real de la BBC, “devastadora”. Meghan Markle y el príncipe Harry abrieron una inusual puerta a la vida dentro de la familia real británica en una íntima conversación de dos horas con la famosa presentadora estadounidense Oprah Winfrey.

“Es contenido explosivo: puro, revelador y enormemente dañino para el Palacio [de Buckingham]”, subrayó el periodista de la BBC especializado en la monarquía británica, Jonny Dymond. El programa fue emitido en la noche del domingo de Estados Unidos -en Reino Unido se transmite este lunes por la noche- y en él la pareja habló de las presiones en palacio, de racismo, de salud mental y de la dinámica de la familia real.