Tras casi una semana de esfuerzos e incertidumbre, este lunes el enorme carguero Ever Given fue finalmente reflotado y desencallado en el Canal de Suez. Al ser una de las principales arterias económicas del mundo por donde pasa más del 12% del comercio total su estancamiento ha traído una serie de consecuencias que terminarán afectando al bolsillo de millones de personas.

Se estima que al menos 369 embarcaciones estaban esperando para pasar, incluidos cargueros con contenedores y tanqueros de petróleo y gas natural. La situación ha causado una fuerte preocupación y frustración en la industria naviera.