Varios manifestantes lanzaron distintos objetos contra la Policía el 21 de febrero en Barcelona en las manifestaciones sucedidas para exigir la liberación del encarcelado rapero Pablo Hasél.

Hasél fue detenido el 16 de febrero por los Mossos d’Esquadra en la Universidad de Lleida, donde se había atrincherado el día anterior con varios simpatizantes que querían impedir su arresto.