Una mujer de Arizona salvó la vida de sus vecinos de perder la vida calcinados cuando un incendio se propagó en la vivienda mientras la familia estaba dormida. Al percibir el humo que salía de la casa la buena mujer comenzó a gritar y a golpear la puerta hasta que los padres y cuatro niños despertaron y se pusieron fuera de peligro.