Miles de seguidores del presidente saliente de EE. UU., Donald Trump, han asaltado, muchos de ellos armados, el Capitolio en Washington, después de derribar varias vallas de seguridad para entrar en el interior del edificio, lo que generó choques con la Policía y caóticas escenas a las puertas del Congreso y posteriormente en el interior.

Las imágenes muestran cómo los seguidores del mandatario saliente se encaran con los agentes que conforman la barrera policial de seguridad y son repelidos con gases lacrimógenos por la Policía que custodia el Congreso.