Maxi Montilla dijo que nunca ha vendido a una institución con la que tuviera impedimento por razones de familiaridad, a propósito de las denuncias de que era un proveedor privilegio del sector eléctrico entre los años 2012-2020, cuando gobernó el país su cuñado, Danilo Medina.

“Nunca hemos vendido a una institución en la que tuviéramos impedimento por razones de familiaridad, conforme el artículo 14, número 5, de la Ley 340-06 de Compras.

Nuestro interés es aclarar todas las imputaciones que se nos han realizado a través de campañas mediáticas promovidas por competidores, que han aprovechado esta coyuntura para, de manera aviesa, tratar de destruir nuestra reputación empresarial y buen nombre con el deliberado propósito de sacarnos del mercado”, señala en un espacio pagado publicado hoy.

Montilla dijo que ha tratado de comunicarse por diversas vías con las nuevas autoridades del sector eléctrico y con las más altas autoridades del Ministerio Público, para ponerse “a disposición y entregar toda la documentación requerida con relación a las denuncias efectuadas en nuestra contra y todo lo que se ha derivado a partir de las mismas”.