Marisol Franco, pareja sentimental de César Emilio Peralta, tuvo gastos por 161,8 millones de pesos entre los años 2006 y 2019, sin que las autoridades hayan podido comprobar que tuviera empleo, declaraciones juradas o empresas reales.

Los gastos de Franco se produjeron en débitos de cuentas bancarias, tanto en dólares como en pesos; consumos en tarjetas de créditos, compra y venta de divisas, entre euros y dólares americanos, y envíos de remesas.

Ese dinero es procedente de fuentes ilícitas y desconocidas, y constituye un “hecho totalmente imposible de justificar”, dice la Procuraduría de Lavado de Activos, en la acusación preliminar que sometió contra la red de su pareja, conocido como “El Abusador”, quien guarda prisión en Colombia a la espera de extradición a los Estados Unidos.