En el informe del levantamiento hecho por la Fiscalía de Valverde se establece que los agentes dieron seguimiento al oficial en un vehículo apagado y lo interceptaron cuando éste junto a su esposa, la doctora en medicina Jissette Libanesa Rodríguez Pérez, llegaban a la casa de sus familiares.

Indica que a pesar de que la pareja pidió que no lo mataran y le informó a los policías que se trataba de un coronel, éstos hicieron los disparos. En tanto, que Altagracia Cruz, madre del asesinado teniente coronel de la FARD, manifestó que duda de la justicia de Valverde, pese a que el domingo dijo confiar. Cruz destacó que su hijo había expresado que tenía conflictos, aunque no había ofrecido detalles.