El gobierno británico confirmó el sábado que la nueva variante del virus que se cree es más contagiosa se está expandiendo rápidamente por el sureste de Inglaterra, por lo que se han ordenado nuevas restricciones y cuarentenas para la población local, además de que decenas de países han suspendido los vuelos hacia y desde Reino Unido.

Las autoridades sanitarias aún no tienen indicios de que la nueva cepa sea más letal o que cause síntomas más graves.

Los expertos aseguran que, con base en la información que hay hasta el momento, esta nueva variante no inhabilitará la efectividad que tienen las vacunas que ya han sido aprobadas para su uso masivo en la población.