El imputado en el caso anti pulpo, Aquiles Alejandro Christopher Sánchez, dijo que a su llegada a la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado junto al exdirector de la institución Francisco Pagán, encontró cubicaciones por pagar aprobadas por las autoridades salientes por RD$7,500 millones, monto que fue comprobado era menor al realizar evaluaciones, quedando un negativo de RD$ 947 millones, dejando de pagar unos RD$8,600 millones a esas empresas.

Tras evaluar las deudas autorizadas por las autoridades anteriores, se encontraron con contratos de hasta RD$21,000 millones de pesos en favor de las empresas Andrés y Camilan, propiedad del empresario de las telecomunicaciones Gómez Díaz.