Los administradores que tuvo la Empresa Distribuidora de Electricidad del Este (EDEEste) durante los últimos ocho años malgastaron US$486 millones, recursos que fueron invertidos, pero que no se reflejaron en la mejora del servicio, según reveló este martes el gerente general de la compañía, Tomás Ozuna Tapia.

Ozuna Tapia acusó a las pasadas administraciones de tener un enfoque ineficiente de las inversiones y del dispendio de recursos en actividades e iniciativas que no agregaron valor a las operaciones de la empresa.

Indicó que al asumir la posición en agosto pasado, los principales indicadores de la empresa presentaban un “franco deterioro”. “Los niveles de pérdida alcanzaban el 50 % de la energía servida, cifra récord en la historia de esta empresa”, criticó.