De acuerdo con la Policía, los hechos ocurrieron pasada la medianoche cuando la ciudad se vio completamente bloqueada por la acción de los criminales, que invadieron a punta de bala el centro de Criciúma, una ciudad de unos 200.000 habitantes, para asaltar una agencia del Banco de Brasil.

Los asaltantes atacaron el batallón de Policía, tomaron como rehenes a varios funcionarios que se encontraban a esa hora pintando franjas de seguridad en las calles y pusieron barricadas para impedir el paso de las autoridades mientras robaban el banco.

Un camión que se desplazaba a esa hora por un túnel de la ciudad también fue incendiado, pero los bomberos lograron contener las llamas. Hasta el momento, se desconoce el monto total del robo, parte del cual fue tirado a las calles por los asaltantes para entretener a las autoridades mientras emprendían la huida.