“Operación Pulpo”, así es como se le ha denominado a la intervención que desde la noche del pasado sábado y la madrugada del domingo ha llevado delante de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca) a 10 exfuncionarios del gobierno pasado quien encabezaba el expresidente Danilo Medina.

Los señalados por corrupción administrativa y “proveedores privilegiados y testaferros que aprovecharon vínculos familiares con el poder político para acumular fortunas” fueron trasladados a la cárcel preventiva que opera en el edificio que aloja a la Fiscalía del Distrito Nacional y cuya seguridad se encuentra bajo el control del Nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria.

Ante los arrestos producidos por la “Operación Anti Pulpo” las reacciones no se hicieron esperar tanto de la población como de los dirigentes del Partido de la Liberación Dominicana (PLD).