El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha acusado a la farmacéutica Pfizer de retrasar los datos preliminares sobre su vacuna para la COVID-19 hasta después de las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre: “Esperaron, esperaron y esperaron”, ha lamentado Trump.

El mandatario tenía programada para este viernes una rueda de prensa en la Casa Blanca para anunciar una bajada en el precio de los medicamentos, pero visiblemente enfadado ha arremetido contra la farmacéutica y no ha aceptado preguntas de los periodistas.