La crisis generada por el Covid-19 ha obligado a los gobiernos a implementar mecanismos de ayuda para que los ciudadanos puedan salir adelante, pero estos programas de ayuda tienen fecha de caducidad por lo que se tiene previsto que el próximo mes de diciembre ya se acabe, situación que tiene muy preocupada a las personas que se encuentran suspendidas de sus trabajos.