Esta semana el supermercado Aldi situado en Stevenage (Inglaterra) ha vivido uno de los momentos más extraños desde su apertura. Una mujer que fue al local para comprar bebidas alcohólicas, se puso nerviosa cuando vio que había demasiada cola en la caja para pagar y acabó estampando cientos de botellas del alcohol contra el suelo.

Así lo informan medios ingleses, que además han compartido los vídeos que grabaron los compradores que vivieron la escena en el supermercado. La protagonista, que iba vestida en chándal y tuvo la capucha de su sudadera puesta en todo momento, estampa botellas una a una contra el suelo en un acto de desesperación.