La Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca), sorprendió la madrugada de ayer con el allanamiento a varios exfuncionarios del gobierno pasado, por supuesta corrupción como proveedores privilegiados y testaferros que aprovecharon vínculos familiares con el poder político para acumular fortunas.

Los detenidos serán presentados ante un juez para conocerles medidas de coerción, prevista para hoy, mientras que desde ayer los abogados acudieron a la Fiscalía para conversar con los exfuncionarios a los que representarán en el proceso.