El presidente filipino Rodrigo Duterte libra una brutal guerra contra el narcotráfico. Los niños también están en la mira de las fuerzas de seguridad, a menudo llamados escuadrones de la muerte. Miles han muerto ya víctimas de esta guerra sin cuartel.

Una y otra vez, la brigada antidroga de Duterte se cobra víctimas inocentes y, cada vez más, niños y adolescentes menores de edad. Temen castigos draconianos. La mayoría pertenece a las clases sociales más pobres y los barrios marginales. Los documentalistas acompañan a niños de la calle que luchan por sobrevivir en Manila, la capital filipina. Entrevistan a personas que quieren salvarlos, pero también a los escuadrones que los persiguen para castigarlos.