Un contingente de la Policía Nacional impide marcha de gran cantidad de propietarios y choferes de las principales empresas de rent-a-car en Santiago, quienes llegarían a la gobernación provincial demanda del cese de la persecución que, según alegan, vienen recibiendo de las autoridades en el horario nocturno.

Piden que se les deje trabajar durante el horario de toque de queda para poder prestar servicios a sus clientes que se desplazan desde y hacia aeropuertos.