Inicialmente hay un zumbido muy fuerte, casi una especie de sonido de “timbre” a penas sucede. Sorprendentemente es muy ruidoso, como dos abejas dentro de sus oídos, como sonarían sus oídos con un sonido incómodamente fuerte.

Después de eso comienza a sonar muy fuerte y aterrador, pero no se registra dolor en ese momento. Sientes una presión muy fuerte en el lugar donde te dispararon y puedes sentir que sale sangre tibia, independientemente de que la gente te diga que no tienes nada. La visión también se vuelve borrosa al instante, por lo que tan pronto como reciba un disparo, imagina tu visión como un interruptor de luz, pasando de perfectamente normal a borrosa.