“La próxima pandemia saldrá de la Amazonía”, afirma Alessandra Nava. La investigadora de Manaos se dedica a estudiar a los murciélagos. Quiere averiguar qué virus se esconden en la selva amazónica y si pueden ser peligrosos para el ser humano.

Para ello se adentra en las profundidades de la selva amazónica, donde captura con redes o trampas, diferentes especies de murciélagos. Ya ha comprobado en el laboratorio la presencia de nuevos virus tanto en la sangre de murciélagos como en la orina de roedores. Esos virus podrían afectar en algún momento al ser humano. Las denominadas zoonosis son cada vez más frecuentes. Y cuanto más se acerque el ser humano a la selva, mayores serán las probabilidades de contagiarse.