Desde las cimas de las montañas a la profundidad de los océanos, el cambio climático está devastando nuestros mares y glaciares.

Un nuevo informe advierte que, debido a las actividades humanas, el mar está subiendo, el hielo se derrite y las especies están migrando.

Y en un giro que parece despiadado, la pérdida permanente de hielo debido al calentamiento amenaza con liberar aún más dióxido de carbono a la atmósfera, acelerando el proceso.

Se estima que los glaciares tropicales de los Andes y los de Europa Central y el norte de Asia perderán el 80% de su hielo en 2100 en un escenario de altas emisiones de CO2.