Desde hace unas semanas la gente está preocupada por los aumentos en los precios de los alimentos. Y, más ahora, que estamos entrando a la época de Navidad, que la gente todo el tiempo piensa en comida.

Eso nos obliga a hacernos la siguiente pregunta: ¿Con qué dinero va la población a hacer su cena de Nochebuena, sea a las 12 del mediodía, a las 3 de la tarde, en la noche o cuando sea, con unos precios por las nubes y sin tendencia a bajar de ahí?

Pero tenemos que entender que no todo es culpa del gobierno y hay factores que se escapan del control estatal.