Esta semana proyecta ser de gran ruido político en el país, como consecuencia del choque frontal con la oposición, particularmente contra el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), que desató el presidente Luis Abinader en su discurso del pasado jueves, cuando el jefe de Estado recrudeció e intensificó aún más las acusaciones de corrupción en contra de la pasada administración peledeista.