Un poco más de 20 millones de pesos fueron destinados por el presupuesto del Senado de la República en el mes de septiembre a los fondos de gestión provincial senatorial, conocido como popularmente como “el barrilito” o “cofrecito”.

A través de las redes sociales, la ciudadanía ha solicitado a los diferentes legisladores que renuncien al ‘barrilito’ para ahorrarle dinero al Estado.