A su llegada al gobierno no había presupuesto para pagar las ayudas sociales ni siquiera del mes de agosto, a los beneficiarios de los diferentes programas, incluyendo el temporal “Quédate en Casa”, por lo que se ven obligados a tener que gestionar recursos para enfrentar la situación sanitaria y económica que vive el país.