La Policía informó hoy que unos 13 agentes han resultado heridos a tiros, botellazos y pedradas al tratar de hacer cumplir el horario del toque de queda.

La uniformada indicó que los policías fueron heridos cuando salieron a garantizar que la ciudadanía no salga a las calles en horario restringido para contener el repunte en los casos de coronavirus y fueron recibidos con disparos, así como también golpes con tubos y piedras, provocándoles a algunos de ellos serias contusiones, «que de no haber sido atendidas a tiempo hubiesen sido mortales».