La cantante mexicana Paulina Rubio se convirtió el pasado mes de abril en el centro de todas las miradas por un polémico vídeo en el que actuaba de forma extraña, lo que hacía pensar que se encontraba bajo la influencia de alguna sustancia: se confundía al hablar y tenía dificultades para cantar algunas de sus canciones. Seis meses después de aquellas imágenes, la artista ha roto su silencio y ha reconocido su error.

“Hoy decidí romper el silencio y sanar las heridas que me dejaron los comentarios hirientes”, ha indicado la mexicana en un post en Instagram. En un vídeo de 5 minutos, la cantante ha reconocido que después de aquello quiso tomarse “un retiro espiritual para conectar con los míos”.

“Me tomé este tiempo para reflexionar, para ser mi mejor versión. Por mí, por mi familia y la gente que me quiere. Soy responsable de todo lo que ha pasado”, ha admitido Paulina Rubio, que ha recordado ser consciente de ser una persona pública.

“Meto la pata y la riego y, de verdad, aprendo de mis errores. Lo que empezó como un concierto en vivo, para hacer una iniciativa para poner mi granito de arena, resultó en uno de los peores días de mi vida. Fue desastroso, pero aprendí de ello. Mucho de lo que se ha dicho de mí es mentira, pero no estoy aquí para justificarme ni para pedir perdón, estoy aquí para sacarme la espinita, para que el día de mañana cuando mis hijos sean grandes y vean esto, sepan de dónde vengo y sepan que tengo muy claras mis prioridades, que son mis hijos, mi familia y mi público, la gente que me quiere y que me ha hecho”, se ha sincerado.

En el mensaje que acompaña al vídeo, la cantante asegura que está aquí “de regreso, renovada, reinventada y lista”.

La artista mexicana ha querido dejar claro que “hay Paulina para rato, para eso he trabajado tantos años. Me he caído y hoy me levanto de nuevo. Mi futuro es y siempre será la música”, ha concluido.

Fuente: 20 Minutos