Si bien las persecuciones policiacas ponen en peligro la vida de los automovilistas y peatones, la que sucedió recientemente en Louisiana, Estados Unidos, es verdaderamente inédita, ya que la policía perseguía a toda velocidad a un autobús que había sido robado por un niño.

Esta inédita historia ocurrida el 11 de octubre de 2020 en Baton Rouge, Louisiana, inició con el robo de un autobús escolar por parte de un niño de solo 11 años de edad, quien lo sustrajo para “dar un paseo”.

Al final, luego de impactarse contra un árbol, el infante, el cual se desconoce su identidad por ser menor de edad, fue detenido por una enorme cantidad de policías que le seguían el paso.