Un terremoto de magnitud de casi siete puntos en la escala de Richter originado cerca de la isla griega de Samos ha sacudido Grecia y Turquía provocando el pánico y el derrumbe de edificios en varias localidades.

Hay al menos 14 muertos, 12 en Turquía y 2 en Grecia, y más de 400 heridos. El epicentro del seísmo se ha situado a tan solo 17 kilómetros de la costa turca y se ha llegado a sentir en Atenas y Estambul.