El gobierno de Alberto Fernández enfrentaba el lunes otra multitudinaria protesta en distintos puntos de Argentina con variadas consignas que van desde el rechazo a la gestión de la pandemia, la crisis económica y la creciente influencia que le atribuyen a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Convocadas por redes sociales bajo la consigna “La hora de los patriotas” y con la adhesión de algunos dirigentes opositores, el epicentro de la movilización tenía lugar en el Obelisco, emblemático monumento en el centro de Buenos Aires, pero se replicaba en ciudades de las provincias de Córdoba, Entre Ríos, Mendoza, Río Negro, Santa Fe, Salta y Santa Cruz.