A la vez de añadir “además de que esto no fue socializado ni compartido con los sectores y agentes económicos”, resaltó en ese sentido, que si no se logra la meta de recaudación estimada, el déficit fiscal aumentaría más de lo previsto, por lo que debería hacerse una revisión en el gasto corriente y reorientación de algunas partidas en el gasto de capital, que generen mayor impacto en el empleo y el consumo. “Hay que continuar con ajustes en la nómina estatal, eliminación de privilegios y seguir mejorando la eficiencia del Estado”.