Luego de su paso por el Perú, la carrera de Héctor Lavoe tomó nuevos aires, aquellas seis noches históricas en la Feria del Hogar hicieron sentir a Héctor que los buenos tiempos habían vuelto.

Héctor, pese a su exitosa carrera en la orquesta de Willie Colón y como solista, nunca había sido nominado al Grammy. No obstante esa oportunidad había llegado.

El año 1988, terminaría de marcar un antes y un después en la vida de Héctor Lavoe. Uno de los episodios poco investigados ha sido el fallido concierto del 25 de junio de 1988, en el coliseo Rubén Rodríguez de Bayamón.

Horas después, el Cantante de los Cantantes caería del noveno piso del hotel Regency del Condado, en un hecho aún no esclarecido pero que marcaría su carrera para siempre.

En una entrevista con el periodista Jaime Torres, para su libro ‘Cada cabeza es un mundo’, ante de morir, el propio Héctor confesó que las largas horas de operación en las que permaneció entubado, afectaron sus cuerdas vocales. Y que no llegaba a las notas altas a las que antes de ese suceso, pese a sus desarreglos, sí lograba alcanzar cantando.