La senadora del Distrito Nacional, Faride Raful, anunció este miércoles que renuncia a recibir los fondos de gestión social de la Cámara alta, conocidos popularmente como el “barrilito”, y dijo que presentará un proyecto para eliminar esta asignación que reciben los legisladores.

En una rueda de prensa, Raful aseguró que buscará otras maneras de conseguir la financiación para mantener a su equipo de asesores sin depender de fondos aportados por el Senado.