El coronavirus es una “señal de alarma” para el mundo entero, y acusarse unos a otros “solo agravará el desastre”, afirmó este lunes el ministro de Relaciones Exteriores chino.

El canciller se expresaba varios días después del enfrentamiento a distancia entre China y Estados Unidos en la Asamblea General de la ONU.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha acusado a Pekín de haber permitido que el “virus chino”, expresión que despierta la cólera de China, “infecte al mundo”. El embajador chino ante la ONU, Zhang Jun, reprochó a Estados Unidos por “propagar un virus político” en la Asamblea General.